lunes, 27 de abril de 2015


Voy a contaros algo: 
Lo peor de terminar una relación es quedarte a medias. Cuando la otra persona ya se ha cansado pero a ti aun te queda dentro miles de planes que habías pensado para los dos. Desde ese mismo momento, puedes empezar a aceptar que, ahora, todo va a estar incompleto.
Siempre sobra comida los domingos, ahora hay una parte de la cama que siempre está fría, las canciones de Sabina y los poemas de Sabines ya no suenan a lo mismo, pero, justo ahí, entiendes que tenía razón Sabina cuando decía que hasta los huesos solo calan los besos que no has dado. En definitiva, hay una parte de ti que se queda a medias en cada cosa que dice o hace. 
Y, al final, empiezas a entender que igual va a ser verdad eso que dicen de que el amor son dos vasos comunicantes donde uno quiere y el otro solo se deja querer. 
Nota mental para el futuro: la próxima vez procuraré ser yo la que se deje querer. 

jueves, 2 de abril de 2015


Me niego rotundamente a las relaciones sin sentido y a los quebraderos de cabeza por algo o alguien que realmente no lo merece. Se quién soy y qué es lo que quiero. Puedo estar sola. Yo siempre pude sola, y podré sola. No me preocupa estarlo, me preocupa estar con la persona equivocada una vez más.

No quiero oír hablar del amor express, no pienso dejarme convencer por eso de que se necesita un promedio de diez citas para que dos personas se enamoren. No funciona así conmigo.

Ya estuve enamorada una vez, ya experimenté los desvelos de madrugada, las películas a medias y las promesas a largo plazo que yo misma sabia que venían con fecha de caducidad.

Y desde ahí, desde esa fecha de caducidad, todos mis desvelos han sido intencionados, todas las palabras han sido forzadas y todas las películas han sido elegidas al azar. Me niego al amor hasta que encuentre a alguien que me fascine. Da igual cuanto tiempo deba esperar (quizá por alguien que ni exista) y da igual el modo en el que ocurra. Las mejores cosas en la vida son las que no se planean.

sábado, 14 de febrero de 2015


La relación más caótica pero más significativa es la que tengo conmigo misma desde hace x tiempo. Llamémoslo "x" porque "y" me suena ya un poco antiguo.

Quizá me acostumbre a dar rodeos y a tomar malas decisiones que nunca acababan en ti. Me acostumbré a la música sin que tú me marcaras el ritmo. Preferí bailar. Hubo un tiempo en el que todas mis rectas contigo sumaban, pero realmente nunca fui demasiado buena en mates.

Hay resacas de amor que duran toda la vida, así que, hoy, me suelto de tu mano y decido ser mi propia relación complicada ya que compartirla contigo se me hace demasiado fácil.

martes, 2 de diciembre de 2014


Que bonito cuando alguien hace que crezcan flores en las partes más triste de ti. Cuando unas manos abrasadoras recorren todos los recovecos inexplorados de tu cuerpo. Camas con sabanas aun blancas repletas de sueños en vivo y a color.

Que bonito cuando alguien cree en el esquematizado caos de tu vida. Sin preguntas. Sin esperar una respuesta que, a tontas y a locas, le das una fría tarde de marzo.

Que bonito cuando alguien hace que crezcan flores en las partes más tristes de ti, sí, flores repletas de raíces y con alas. Pero las alas que estén bien arriba, en las partes que aun quedan felices de ti, para poder coger ventaja y volar alto.

sábado, 20 de septiembre de 2014


Quizá por eso ya no funciona el amor. Cada vez hay menos despedidas en portales a media noche.Ya no hay quien te saque a bailar lento. Que desesperados se deben de sentir nuestros corazones de tanto querer amar. Que drogado se debe de sentir nuestro orgullo de tanta sobredosis. Pobre de él y de su antigua fuerza.
Lastima de nuestra esperanza que tanto espera, triste y sola, algo que nunca llega. Cuánto debe de extrañar los tiempos pasados. ¿Quién abraza ahora al miedo en las noches oscuras?. Por no hablar de la decepción que se ha llevado el pobre optimismo.
Quizá la soledad esté ahora haciendo sus mejores bailes con la tristeza y no hay quien las pare. Pobre del amor que no supo seguir el ritmo.

miércoles, 9 de julio de 2014


Creo que si una persona sabe todo de ti, de repente te vuelves cobarde. Alguien que sabe tus miedos y tus experiencias no va a dejarte salir corriendo porque te ganará en todas las carreras.  Podrá aprovechar todos los pasos en falso que des y eso me aterroriza.
Me asusta el hecho de que alguien me conozca bien o incluso que tenga la intención de ello, me enerva que terminen mis frases, me lean la mente o sepan siempre lo que, en el fondo, quiero decir sin decirlo. Evito los choques de miradas, los traspiés y las noches despierta.
Por eso me guardo para mi, lo mejor y lo peor de yo misma, para que solo sea yo la persona que pueda disfrutarlo o quizá la única que tenga que aguantarlo. 

martes, 3 de junio de 2014


Que seré esta vez yo la que tenga el detalle y no tú. Ya que es ahora cuando no me quedan dudas ni me faltan motivos. Me sobran las ganas verte siempre o de quedarme esperando a que vengas porque, cariño, siempre he querido más. La magia de los comienzos consiste en encontrar a alguien que te salve de tus propios demonios, yo solo me conformé con que los escucharas. Me salvaste porque eres lo más parecido a un ángel cuando sonríes.
Y que bonita suena la risa cuando sale de ti. Y que bonitas y melódicas parecen las palabras más simples cuando vienen de tu boca. Por no hablar de lo especiales que se han vuelto los sábados desde que llegaste.
Quiero que sigas aquí, convirtiendo mi rutina en algo poco común, un tiempo indefinido, da igual cuanto tiempo pase porque no vamos a tener que medirlo.