martes, 1 de abril de 2014


Nadie puede vivir sin dolor, no es algo opcional. Nadie es inmune a él. Nadie puede huir del daño, de la destrucción interior. Porque no importa tu forma de ser o tu forma de actuar, algún día sentirás dolor y de un modo u otro tendrás que hacerte a él.
Existen diferentes tipos de dolor. Y, bueno, digamos que no os hablo precisamente del dolor superficial. Hablo del dolor profundo, del dolor sin herida, el verdadero dolor. Hay quien siente el dolor en el 'corazón'.
Yo, sin embargo, lo siento un poco más arriba, en la garganta. Pero sobre lugares no hay aun nada escrito.
Y dicho esto, ¿podemos elegir quien nos va a doler y quién no?; ¿en qué momento pasa el dolor a convertirse en locura?; ¿podemos elegir quien nos volverá locos?.

viernes, 27 de diciembre de 2013


A día de hoy estoy segura de que si mañana muriera, no lamentaría todas las cosas que podría haber hecho y no hice, añoraría las cosas que hago diariamente y no podré volver a hacer.
Echaría de menos cada uno de los olores de las cosas que como, el olor del gel e incluso de la colonia de bebé que aun sigo usando a pesar de la edad que tengo. ¿Sabéis la sensación de ir por la calle y que un desconocido te ofrezca su sonrisa? Esa sonrisa seria una de las cosas que más extrañaría. 
Recordaría los pocos viajes que he hecho a lo largo de mi corta vida, pero los buenos momentos que me traje de aquellos lugares. Añoraría cosas como el mar, el chocolate, los comienzos y las despedidas a media noche.
Ya no habría malos recuerdos, porque la tierra no tiene penas que el cielo no pueda curar. 

miércoles, 30 de octubre de 2013


No necesariamente todos los tesoros son de oro y joyas, brillan y están en islas perdidas custodiados por piratas. Es más, algunos tesoros te los puedes encontrar en el autobús de las tres de la tarde, en la oficina, al salir de clase o en un restaurante cualquiera. Hay personas corrientes con tesoros millonarios dentro de sí, que tienen un brillo especial por si solos. Por esto, cariño, yo siempre he sabido que tú eras mi mayor tesoro.

domingo, 13 de octubre de 2013


Supongo que después de todo, después de lo decidida que estaba, algo dentro le decía que no era este el final que se merecía. Juntó la poca esperanza que le quedaba y se sentó a esperar, revisando cada cinco minutos su móvil. Que ingenua, esperando una llamada, una visita sorpresa o un "no te vayas mi princesa". Volvía a ser una ingenua, eso nunca le pasaba a ella, nunca era una princesa solo iba de relleno en algún que otro cuento, nunca tuvo un papel importante. Una vez más, las lágrimas, el sentir que quería salir de su cuerpo, el sentirse invisible. Que ingenua. 

martes, 17 de septiembre de 2013


- Sí, yo le amo. - Dijo con la dulce y suave voz que le caracterizaba.
Vaya que si le amaba, la forma en la que brillaban sus ojos cuando hablaba de él la delataban. Se le veía más joven, con más luz, más llena, más niña.
Él también la quería, lastima que solo para un par de noches y probablemente en unos meses ni él ni sus sábanas recordarían su nombre.

domingo, 18 de agosto de 2013


Querido destinatario de cada una de mis cartas:

Me preguntaba si después de habernos perdido y habernos vuelto a encontrar sigues sintiendo lo mismo que hace un tiempo. Me gustaría saber si sigues sonriendo de la misma forma en la que lo hacías antes al escuchar que alguien dice mi nombre, si aun se te eriza la piel cuando notas mi respiración en tu cuello o si antepones mi compañía a la de los demás.
Perderte fue como perder un amuleto de la suerte, estás tan acostumbrado a llevarlo contigo que crees que nunca se moverá de su sitio. Perderte fue lo más oscuro que me ha pasado, como caminar por un túnel veinticuatro horas al día.
Seré breve: No vuelvas a dejar que camine por la oscuridad.

domingo, 4 de agosto de 2013



Si vas a enamorarme, hazlo despacito porque no quiero que me duelas. No me regales las estrellas la primera semana porque al mes, querré la luna. Intenta ir con calma, porque dicen que las prisas no son buenas. No intentes entender todo lo que hago o darle una explicación a todo lo que digo, porque no lo conseguirás. Y si después de todo esto, sigues con ganas de enamorarme, deberías saber que por la mañana en ser borde no hay quien me gane, que paciencia tengo poca y que mis sonrisas, a veces, no son de verdad. Mi vida nunca suele estar ordenada y si ahora estoy bien, dentro de un rato puedo estar mal. Te advierto de que nunca estarás preparado para saber qué se me pasa por la cabeza y que mi confianza es difícil de ganar y fácil de perder.
Por otro lado, en mí encontrarás a una novia, a una amiga y a una madre. Una vez que coja tu mano, no querré soltarla. Estaré a tu lado en lo bueno, pero sobre todo en lo malo y en el tema de las caricias suelo ser generosa. Así que si eliges mi amor, ten en cuenta que soy dura por fuera pero frágil por dentro.

¡Hola bloggers! Siento no tener esto muy actualizado pero el verano me tiene ocupadísima. Mañana me voy de vacaciones y no podré entrar al blog en un semanita, así que espero que seáis buenos. Besitos.
Twitter  Facebook  Instagram